Platillos Amedia

Resultado de un punto de quiebre en el arte de hacer platillos en 1623 cuando se creó un nuevo proceso para crear hermosos instrumentos musicales. Los elementos de la aleación de bronce tradicional de los platillos se derrite en ollas profundas cubiertas con tapas especiales hechas de logo y arcilla. Se calientan con carbón de la más alta calidad a 1100 - 1200 grados Centígrados por más de una hora hasta que el metal ebulle, posteriormente se deposite en moldes de hierro forjado.

Lo sentimos, no hay productos que coincidan con su búsqueda.